loader

El CSRD da un nuevo paso: no te dejes arrastrar por el tsusami regulatorio

29 junio 2022

 

 

El Consejo y el Parlamento Europeo alcanzaron el pasado 21 de junio un acuerdo político provisional sobre las nuevas normas sobre información corporativa en materia de sostenibilidad (CSRD), que busca garantizar, en un proceso de 3 fases de aplicación, que la información presentada sea comparable y pertinente. Este es solo una más de las 391 iniciativas ASG en marcha en 2022 en el seno de la UE (incluyendo tanto hard como soft law) y que va a suponer una revolución para la manera de trabajar de las empresas en el corto y medio plazo. Para no perderse, EY ha actualizado el documento lanzado en 2021, recogiendo y organizando todo el “Tsunami regulatorio que se viene”.

 

El martes 21 de junio el Consejo y el Parlamento Europeo alcanzaron un acuerdo provisional (que aún deberá ser refrendado) sobre las nuevas normas de la Directiva de informes de sostenibilidad corporativa (CSRD por sus siglas en inglés). Aunque esta directiva no va a coger por sorpresa a las empresas españolas que ya se rigen por la Ley 11/2018, de 28 de diciembre, en materia de información no financiera y diversidad (ver), podemos afirmar que supone un punto de inflexión e inicia una“nueva era” del reporting corporativo, ya que proporcionará información útil, transparente, fiable y más accesible a gran cantidad de stakeholders (inversores, ciudadanía, gobiernos, etc.) y obligará a las empresas a priorizar el largo plazo y la sostenibilidad como eje de sus actividades, plantando cara al greenwashing.

 

Las fases de aplicación del reglamento se dividirán en tres períodos:

1 de enero de 2024 para las empresas ya sujetas a la Directiva sobre divulgación de información no financiera (de interés público y más de 500 trabajadores)

1 de enero de 2025 para las grandes empresas no sujetas en la actualidad a la Directiva sobre divulgación de información no financiera (a partir de 250 trabajadores)

1 de enero de 2026 para las pymes que cotizan (teniendo en cuenta sus características específicas), así como para las entidades de crédito pequeñas y no complejas y para las empresas de seguros cautivas.

 

El EFRAG (Grupo Consultivo Europeo en materia de Información Financiera) será el encargado de fijar las normas europeas, mediante el asesoramiento técnico de diversas agencias europeas. Precisamente en estos momentos, está en curso la consulta pública sobre los primeros borradores elaborados por el EFRAG y en la que va a participar DIRSE a través de varios subgrupos de trabajo constituidos por sus socios (ver).

 

Por su parte, la Comisión deberá adoptar, a más tardar el 31 de octubre de 2022 los actos delegados en los que se especifique la información que las empresas deberán presentar.

 

 

1.PARA NO PERDERSE EN EL TSUNAMI REGULARORIO

 

Hasta ahí, todos los dirses seguimos, el problema viene cuando tienes que estar al día y tener en cuenta para estar preparado, las más de 391 iniciativas ASG que la U.E. ha puesto en marcha en 2022, según recoge el Observatorio de Regulación de Datamarán.

 

Así lo explicaba Alberto Castilla este lunes 27 de junio, en la primera jornada de la Impact Week de EY en la que se presentaban dos documentos de gran utilidad:

 

La actualización tras apenas un año del documento: “Sostenibilidad: el tsunami regulatorio que viene” (2021) y (2022) en los que se resumen las iniciativas que se encuentran en curso organizadas en torno a cuatro secciones:

 

Sección 1 de iniciativas Ambientales: Plan de Finanzas Sostenibles, Fit For 55 (ff55), REPowerEU, Descarbonizar el mercado del gas y Otras Comunicaciones de la Comisión.

Sección 2 de iniciativas Sociales: Directiva sobre diligencia debida de la comisión europea, Taxonomía Social y Otras medidas sociales (en estudio).

Sección 3 de iniciativas de Gobierno Corporativo: European Sustainability Reporting Standards (ESRS), elaborados por el EFRAG y los International Sustainability Standards Board (ISSB) de la Fundación IFRS, etc.

Sección 4 de iniciativas Internacionales: las recomendaciones del Task Force on Climate-related Financial Disclosures (TFCD), El Grupo de Trabajo sobre Divulgaciones Financieras Relacionadas con el Clima (TCFD), directrices sobre la evaluación interna de los riesgos y de la solvencia, etc.

Una agenda regulatoria de todas las iniciativas que están por llegar desde hoy (junio de 2022) hasta 2024, ordenada en torno a los aspectos ASG y un último grupo que resumen los principales hitos en torno a la Sostenibilidad.

 

Durante el coloquio se puso de manifiesto lo inabordable de todas estas iniciativas regulatorias por la cantidad y amplitud de la materia que abarcan (y que va a requerir de horas de estudio para los dirses), de que incluso para las empresas españolas que llevan tiempo trabajando estos temas, está suponiendo y va a suponer un gran esfuerzo de adaptación y que, sería una lástima que la regulación se convirtiera en un “techo”, una cuestión formal de cumplimiento, en vez de un buen empuje para la transformación estratégica de las empresas y para impulsar con más fuerza el Desarrollo Humano Sostenible.

 

 

2.SOBRE LA NUEVA DIRECTIVA

 

Te resumimos algunos datos relevantes de la nueva Directiva tras el acuerdo provisional (a la espera de ser refrendado):

 

-La nueva Directiva sobre información corporativa en materia de sostenibilidad (CSRD) modifica la anterior Directiva de 2014 sobre información no financiera (NFRD).

-Incluye exigencias más detalladas obligando a las grandes empresas a publicar información en materia de ASG en consonancia con la normativa de la UE (en proceso de desarrollo por el EFRAG): aspectos medioambientales, sociales, y los factores de gobierno corporativo.

-Amplía el ámbito de aplicación de los requisitos de presentación de información, incluidas todas las grandes empresas y las empresas que cotizan (excepto las microempresas que cotizan) también si son filiales y/o extranjeras y operan en la UE. Existen salvedades y proporcionalidad para las pymes.

-Afecta a grandes empresas de interés público con más de 500 empleados y a todas las grandes empresas y todas las compañías que cotizan en mercados regulados. Estas empresas también son responsables de evaluar la información a nivel de sus filiales.

-Para las empresas no europeas que generan una facturación de 150 millones de euros en la UE y que tienen al menos una filial o sucursal en la UE.

-Las pymes contarán con la posibilidad de una excepción (opt-out) durante un periodo transitorio, es decir que estarán exentas de aplicar la Directiva hasta 2028.

-Se exige, a las grandes empresas, certificar la información reportada en materia de sostenibilidad a través de una auditoría externa acreditada, de modo que sea fiable.

-Garantiza que toda la información se publique como parte de los informes de gestión de las empresas y se divulgue en un formato digital y de lectura automática, facilitando un mejor acceso a la información en la propia web de la compañía.

-La Taxonomía Europea deberá ser la guía a la hora de que las empresas informen sobre sus impactos adversos.

 

Este acuerdo político es provisional y está sujeto a la aprobación del Comité de Representantes Permanentes (Coreper), antes de seguir los pasos formales del procedimiento de adopción. La directiva entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea.

 

 

 

Previous Post
Next Post
X

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros a efectos de realizar tareas de seguimiento, ofrecer contenidos personalizados y para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres, puedes cambiar las preferencias de tu navegador o ampliar información sobre las cookies usadas aquí. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar