loader

RSC/Sostenibilidad y digitalización van de la mano

6 octubre 2021

 

El 15 de septiembre, Fundación SERES y HP presentaron su informe sobre “El impacto de la digitalización en las personas”, que analiza las oportunidades que ofrece la digitalización, pero también los riesgos o retos que está provocando en la integración social, laboral y territorial de nuestra sociedad.

 

El pasado mes de septiembre, Fundación SERES y HP han presentado el informe sobre “El impacto de la digitalización en las personas”, un estudio que analiza las oportunidades que ofrece la digitalización, pero también los riesgos o retos que estos cambios pueden tener en nuestro entorno si no se produce una adaptación y asunción digital por parte de todas las personas (independientemente de su origen, sexo, edad o situación socioeconómica) y en igualdad de condiciones.

El informe pretende ser una herramienta de análisis y debate sobre los efectos que la digitalización está provocando en la integración social, laboral y territorial de nuestra sociedad, así como, orientar a las empresas e instituciones a dedicar recursos y políticas hacia la consecución de la digitalización con un impacto positivo para las personas.  De ahí que centre el documento en cuatro puntos principales que puedes leer detallados en el documento completo al final de este post:

 

Barreras y dificultades que las personas pueden encontrarse en los procesos de digitalización.

Alternativas y tendencias de impacto positivo que la digitalización puede ofrecer, para impulsar la repoblación de la España Vaciada.

El impacto que los procesos de digitalización tendrán en el colectivo de mayores (más de 45 años).

Los fondos de reconstrucción y resiliencia Next Generation, así como el Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia, PlanEspaña Puede, junto con la Agenda Digital 2020.

El estudio, además, plantea una serie de conclusiones entre las que se encuentra un plan de medidas para que las empresas favorezcan la inclusión digital de todos los colectivos especialmente afectados, y que permita aprovechar las oportunidades que la digitalización generará en el ámbito de la cohesión social y territorial. Las cinco líneas de actuación planteadas son:

Diagnóstico de impacto de la digitalización en las personas.

Planes de transición digital individualizados que integren a todos los colectivos, especialmente a los más vulnerables, en los planes de transición digital.

Modelo de reclutamiento y de movilidad interna inclusivo.

Desarrollo de la cultura digital enfocado en mejorar la productividad, pero también en favorecer la conciliación y la inclusión.

Identificar oportunidades de desarrollo territorial que permitan aprovecha la accesibilidad digital y los nuevos modelos de trabajo en remoto.

 

2020 ha sido el año marcado por la crisis de la COVID-19 y en el que la transformación digital se ha convertido en una realidad por obligación: formas de relacionarse, modelos de trabajo, la digitalización inclusiva, la brecha educativa o las capacidades digitales (en términos de la alfabetización digital para una gran parte de la población), son temas que están conectados con la innovación y la competitividad de las empresas. El año de la pandemia supuso también para Europa un impulso hacia la transformación digital y sostenible como vehículo para superar la crisis.

Esta transformación digital ha acelerado las desigualdades y brechas en el talento de las compañías, tanto en los casos de perfiles que no se adaptaban a las nuevas necesidades como aquellos que no contaban con las habilidades digitales necesarias requeridas.

En términos de retos y barreras de la digitalización nos encontramos un gap de competencias técnicas digitales en el entorno laboral, haciéndose necesario reflexionar sobre la adaptación a las nuevas formas de trabajo y las soft skills necesarias, sobre todo entre los colectivos más vulnerables como los sénior, que por ello que se encuentran especialmente englobados en las medidas que contemplan los fondos de reconstrucción Next Generation.

Para salvar estas desigualdades se hace fundamental la inversión en acceso a los servicios digitales e infraestructuras, sin olvidar la capacitación de las personas (básicas y especializadas), ni la integración de las tecnologías en las organizaciones y en nuestro modo de relacionarnos permitiendo avanzar en la puesta en marcha de soluciones y productos digitales que nos hagan más competitivos. Y es que, recuperación y digitalización son conceptos intrínsecamente relacionados.

 

Descargar

 

Previous Post
Next Post
X

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros a efectos de realizar tareas de seguimiento, ofrecer contenidos personalizados y para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres, puedes cambiar las preferencias de tu navegador o ampliar información sobre las cookies usadas aquí. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar