loader

¡YA NO HAY EXCUSAS! GUÍA PASO A PASO PARA IMPLEMENTAR LA DEBIDA DILIGENCIA EN DERECHOS HUMANOS

27 de abril 2022

 

El pasado 31 de marzo el Observatorio de RSC publicó la Guía de derechos humanos para empresas. La aplicación de la debida diligencia y el reporting. Esta guía ha sido elaborada para ayudar a las empresas en el desarrollo y aplicación de procesos de diligencia debida corporativa en materia de derechos humanos. Igualmente se orienta a facilitar el reporte de información no financiera de acuerdo con el marco europeo y más concretamente a lo establecido en la ley 11/2018.

 

Este documento puede ser de ayuda a las empresas que quieran incorporar una visión de derechos humanos en la organización. Para cumplir con esta responsabilidad y dar a conocer cómo se respetan los mismos es fundamental la consideración de cuatro puntos clave sobre los que se vertebra esta visión:

 

– un compromiso político de respeto de los derechos humanos, liderado por la alta dirección y de alcance global,

– el establecimiento de un procedimiento de diligencia debida, con la pertinente (a) identificación de riesgos, (b) determinación, mitigación y prevención de daños, y (c) seguimiento y evaluación de las pautas establecidas,

– la puesta en marcha de procesos que permitan a la empresa la reparación de los impactos negativos en los derechos humanos que hayan causado o contribuido a causar mediante sus operaciones, así como

– la rendición de cuentas de los riesgos identificados, impactos y procedimientos implantados para solventar los mismos.

 

CONTENIDO Y ESTRUCTURA DE LA GUÍA

 

En primer lugar, el documento realiza una introducción a los derechos humanos, un breve repaso de dónde venimos pasando por los hitos más importantes en esta materia. Continua con una revisión de la importancia de la aplicación de éstos en el mundo corporativo distinguiendo los impactos que su vulneración puede llegar a tener, haciendo especial mención a la incorporación de los derechos humanos en la toma de decisiones, elemento clave para su correcta gestión.

 

Seguidamente se hace un repaso del contexto regulatorio en materia de derechos humanos, debida diligencia y rendición de cuentas, teniendo todos ellos como base –incluyendo la guía en cuestión – los Principios Rectores sobre empresas y derechos humanos de Naciones Unidas de 2011 dentro del marco Ruggie de “proteger, respetar y remediar”. Entre ellos se destacan cuatro, de los cuales los dos primeros no tienen carácter vinculante mientras que los dos últimos sientan las bases para una futura normativa a nivel nacional y europeo, respectivamente:

 

– Las líneas directrices de la OCDE para empresas multinacionales (2011)

– La Guía de la OCDE de Debida Diligencia para una Conducta Empresarial (2018)

– El Anteproyecto de Ley de protección de los derechos humanos, de la sostenibilidad y de la diligencia debida en las actividades empresariales transnacionales (2022)

– La Propuesta de directiva de la Comisión Europea sobre diligencia debida (2022)

 

LA CREACIÓN DEL PROCESO DE DILIGENCIA DEBIDA

 

El centro de la guía reside en la creación de un procedimiento de diligencia debida, el cual se estructura en cuatro partes: (a) identificación de riesgos, (b) determinación, prevención y mitigación de daños en la empresa y cadena de valor, (c) seguimiento y evaluación y, por último, (d) información a las partes interesadas. En este sentido también recuerda que la naturaleza y el alcance del proceso de diligencia debida no será universal, sino que tendrá que adaptarse a las necesidades, características y contexto concreto de cada organización.

 

Fases del proceso de diligencia debida

 

A lo largo de todo el documento se incide reiteradamente sobre la importancia de evitar considerar las propuestas anteriores como un mero checklist, recomendando llevar a cabo acciones específicas que encajen con la naturaleza de su ejercicio, contexto, tamaño, recursos de su cadena de valor, así como la naturaleza de producción de sus bienes y servicios.

 

EL VALOR AÑADIDO DE LA GUÍA

 

El mayor aporte de valor de esta guía reside en el acompañamiento que realiza en todos los pasos, incluyendo numerosas herramientas en forma de enlaces a recursos online, ejemplos de buenas prácticas de otras empresas, recomendaciones y preguntas que facilitan la comprensión para acotar e integrar el modelo propuesto a cada organización.

 

La guía también recoge el desarrollo de la debida diligencia en las PYMES, sobre las cuales se recomiendan pasos, similares al resto de empresas al tiempo que entiende las peculiaridades de estas, proporcionando información concreta y relevante para garantizar la eficiencia del proceso.

 

Se facilita finalmente una síntesis de estándares internacionales en materia de derechos humanos en el que se describen los diferentes requerimientos de información relativos al análisis de lo publicado por las empresas del IBEX 35 en las áreas de derechos humanos y derechos laborales (siempre teniendo en cuenta los requisitos de la Ley 11/2018 de Información no Financiera y Diversidad). Se incluyen subdimensiones con sus respectivos indicadores, así como preguntas sobre las que reflexionar que ayudan a clarificar a qué ha de atender en cada caso.

 

Sobre derechos humanos:

– Debida diligencia (identificación y gestión de riesgos, gestión de la debida diligencia, comunidades locales e indígenas, y relaciones comerciales)

– Cadena de suministro (control de cadena de suministro y derechos laboral en la misma)

– Acceso al remedio (mecanismos de remedio)

 

Sobre derechos laborales:

– Salud y seguridad laboral (sistemas de gestión de salud y seguridad)

– Condiciones de empleo (condiciones salariales, igualdad de oportunidades y condiciones en la contratación)

– Derechos laboral básicos (negociación colectiva, libertad de asociación, no discriminación y conflictos laborales)

 

 

LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS: LOS RETOS

 

Durante la presentación de la Guía que celebró el propio Observatorio de RSC en una sesión online participaron expertos en la materia que debatieron sobre los retos de la aplicación de la diligencia debida. Entre sus aportaciones subrayaron el papel central de los trabajadores y los sindicatos como palanca para alcanzar el cumplimiento efectivo de los procesos de diligencia debida, pudiendo crear obligaciones legales vinculantes, fundamentales en los procesos de comunicación bidireccional.

 

Cabe destacar también la dificultad de alcanzar un modelo común, ya que el alcance de la debida diligencia es altamente dependiente del sector en que se aplique.

 

Si quieres conocer la guía en más detalle puedes consultarla aquí: Guía de derechos humanos para empresas. La aplicación de la debida diligencia y el reporting

 

 

 

 

Previous Post
Next Post
X

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros a efectos de realizar tareas de seguimiento, ofrecer contenidos personalizados y para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Si quieres, puedes cambiar las preferencias de tu navegador o ampliar información sobre las cookies usadas aquí. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar